Visita nuestro Instagram

Atenea

Atenea, hija de Zeus, es una de las figuras mas relevante de la mitología griega.

La pieza mas relevante de nuestra colección, el Puteal de la Moncloa, versa sobre su nacimiento y su coronación, tal y como explicamos en la entrada del blog sobre el Puteal.

Atenea coronada por Niké en el Puteal de la Moncloa

Atenea era una diosa del olimpo griego, joven y valiente, era la diosa de la sabiduría. Famosa por ayudar en sus aventuras a semidioses, héroes y mortales.

Nacimiento de Atenea

Según la mitología griega Zeus tenía un todopoderoso dolor de cabeza. El dolor aumentó y empeoró. Durante días, Zeus rugió por todo el mundo, tembló la tierra, y los mares formaron grandes remolinos. Las nubes eran cada día más bajas, densas y oscuras. Sus gritos de dolor resonaron por el mundo entero. Pero aún así no consiguió acabar con el dolor de cabeza.

Entonces Zeus llamó a su hijo Hefesto, el herrero de los dioses, del que ya hemos hablado en otra entrada de este blog, para que le trajera el martillo más fuerte que tuviera. Cuando Hefesto llegó al trono de Zeus, en el pico más elevado del Olimpo, Zeus le ordenó que le abriese la cabeza.

Hefesto en el Puteal de la Moncloa

Hefesto levantó el martillo gigante y lo dejó caer sobre la cabeza de su padre con gran estruendo. Cuando se le abrió la cabeza, Zeus soltó un alarido de dolor, y Atenea salió de su cabeza, nació vestida con una armadura brillante, preparada para la batalla.

Citando a Homero: 

"Zeus engendró por si solo en su augusta cabeza, dándola a luz revestida de armas guerreras, áureas, resplandecientes: un sentimiento de admiración se apoderó de todos los inmortales que lo contemplaron. Delante de Zeus, que lleva la égida, saltó aquella impetuosamente desde la cabeza inmortal, blandiendo el agudo dardo; y el vasto Olimpo se estremeció horriblemente por la fuerza de los ojos de lechuza, la tierra resonó horrendamente a su alrededor, y el ponto se conmovió revolviendo sus olas purpúreas. Pero de repente se calmó el agua salobre y el preclaro hijo de Hiperión detuvo largo tiempo los corceles de pies ligeros, hasta que la virgen Palas Atenea se hubo quitado de sus hombros inmortales las divinas armas; y alegróse el próvido Zeus. Y así, salve, hija de Zeus que llevas la égida; mas yo me acordaré de ti y de otros cantos."

Atenea

Atenas y Atenea

Miles y miles de kilómetros mas abajo, en las llanuras de Grecia, cientos de personas se habían unido para formar una ciudad y sus habitantes pedía que una divinidad los protegiera.

Poseidón se abrió paso entre la multitud y exclamó: "¡Fuera de mi camino! yo protegeré esta nueva ciudad y le pondrán mi nombre" Algunos de los dioses no estaban de acuerdo, pero ninguno se atrevió a discutir con Poseidón. Era el hermano de Zeus, y uno de los dioses más antiguos e iracundos. Era el señor de los mares la nueva ciudad estaba al lado de la costa.

Atenea no estaba de acuerdo y se enfrentó a su tío, diciendo que ella protegería la ciudad. Poseidón agitó su tridente alrededor de la cabeza pero no consiguió asustar a Atenea.

Zeus, cansado de los arrebatos de su hermano, decidió que debían luchar Atenea y Poseidón para  ver quién se quedaba con la ciudad. Los dos comparecieron ante los habitantes de la ciudad para explicarles por qué debían elegirles. Atenea plantó un olivo y explicó a los habitantes que el árbol crecería y su fruto daría de comer a la gente y les permitiría comerciar con otras partes de Grecia. Por el contrario, Poseidón levantó su tridente y partió una roca enorme por la mitad, apareció un riachuelo y toda la gente salió corriendo, cogiendo el agua con sus manos para probarla. De pronto todos escupieron el agua, Poseidón era el dios del mar, y el agua que había traído era demasiado salada para beber. Los habitantes corearon el nombre de Atenea. Poseidón juró venganza, y Atenea juró proteger la ciudad. Poseidón inundó todo el valle del Ática y la nueva ciudad quedó destruida.

Con el tiempo y la ayuda de Atenea la ciudad fue reconstruida y fue bautizada como Atenas. En poco tiempo este pequeño pueblo se convirtió en la ciudad más poderosa de la Antigua Grecia.