¿Conoces el Puteal de la Moncloa? Haz clic aquí

Trajano, el gran militar

Trajano, el gran militar

Gracias a las virtudes militares de Trajano el Imperio Romano alcanzó su máxima extensión territorial de la historia durante su mandato.

Dacia

La Dacia comprendía un extenso territorio que comprendía la actual Rumanía, Moldavia y partes de Bulgaria, Serbia, Hungría y Ucrania. Entre el Danubio, el Mar Negro y el río Tisza, con los Cárpatos dividiendo Dacia de norte a sur.

Sus habilidades bélicas eran conocidas en Roma y sus aliados. Durante un tiempo el pueblo dacio se dividió en diferentes reinos lo que favoreció su debilitamiento y el avance romano en algunas zonas.

Decébalo

En el año 85 irrumpió un cacique local llamado Decébalo que unió a todos los reinos de la Dacia contra el Imperio Romano, acabando con todos y cada uno de los generales romanos que eran enviados a someter al pueblo Dacio. Estas victorias le proporcionaron a Decéablo gran cantidad de prisioneros romanos, que fueron utilizados como esclavos, armas y, lo que era más doloroso para el pueblo romano, las enseñas de la Guardia Pretoriana.

Ante esta situación, Domiciano firmó un tratado con Decébalo por el cual el Imperio pagaría un tributo a cambio de garantizar la paz y la línea fronteriza con Roma. Pero ante la pasividad de Roma, Decébalo aprovechó este periodo para rearmar a su ejercito, construir nuevas fortalezas y atacar a los pueblos aliados de Roma con la ayuda de desertores romanos.

Trajano y Decébalo

La humillación sufrida en la Dacia era algo que el pueblo romano no había superado y Trajano no iba a seguir consintiendo esta situación y decidió dejar de pagar el tributo. Ante esta situación, Decébalo envió un embajador a Roma para tratar la cuestión. Trajano le trasladó que Roma no pagaría más el tributo buscando, de esta forma, una reacción violenta por parte de Decébalo y poder justificar ante el Senado la guerra contra los Dacios.

Busto de Trajano

En el año 101 Trajano recibió el consentimiento por parte del Senado para conquistar la Dacia. Para lograr su objetivo Trajano reunió un gran ejercito de 14 legiones y más de 150.000 hombres, del que estaría al frente el propio Trajano.

De esta forma, Trajano, partió hacia la Dacia el 25 de marzo del año 101. Junto a él marcharon un gran número de senadores y generales, la gran mayoría de origen hispano, entre ellos estaba Adriano, su sucesor. Trajano ordenó a las legiones presentes en la zona que se situasen en la frontera que marcaba el Danubio y dividió sus legiones en dos columnas para facilitar el aprovisionamiento. Ordenó construir dos puentes para que el ejercito pudiese cruzar el río Danubio.

Los informadores dacios reportaron a su líder de la llegada de un gran ejercito romano, Decébalo optó por no enfrentarse al ejercito romano a campo abierto donde estaba en inferioridad táctica. Los hombres de Decébalo practicaron una estrategia de tierra quemada y, de esta forma, dificultar el asentamiento de las tropas romanas por no disponer del fruto de la tierra.

Sarmizegetusa

Las dos columnas de Trajano se encontraron en la ciudad de Berzovis (actual Berzovia en Rumanía), para desde allí dirigirse a Sarmigezegetusa, capital del reino dacio.

Sarmizegetusa era el el más importante centro militar, religioso y político de los dacios. Erigida en lo más alto de un despeñadero de 1200 metros de altura, la fortaleza fue el núcleo del sistema estratégico de defensa del reino dacio. Este sistema estratégico fue levantado durante los siglos I a.C. y I d.C. para protegerse de los ataque romanos. En la actualidad es considerado patrimonio de la humanidad por la Unesco.

Busto de Trajano

La fortaleza era un cuadrilátero formado por enormes bloques de piedra y fue construida en un área de 30.000 metros cuadrados distribuidos en cinco terrazas.

La población de Sarmizegetusa disponía de suministro de agua distribuida por un complejo sistema de cañerías. Se trataba de una sociedad con un alto nivel de vida.

La batalla de Tapae

Trajano se dirigió a Tapae, donde Decébalo estaba atrincherado esperando sorprenderle. Trajano dividió a sus legiones en dos grupos; el primero avanzó en vanguardia y se internó en los tupidos bosques situados a ambos lados y de esta forma expulsar a la infantería y caballería dacia que allí se encontraba escondida; el segundo, con Trajano al frente, atacó el corazón del ejercito dacio con los pretorianos como apoyo. La caballería auxiliar y 50 cohortes se dedicaron a dispersar a los que estaban escondidos, mientras el resto del ejercito avanzó en cuña hacia la filas dacias.

Mientras la caballería romana hacía el trabajo sucio, las legiones esperaron en pie el embiste de los hombres de Decébalo. Durante la batalla una fuerte tormenta comenzó a empapar a los soldados y a convertir el terreno en un cenagal que complicaba la movilidad de los ejércitos. Viendo que su trampa no había funcionado, Decébalo ordenó la retirada de sus hombres evitando una derrota que hubiese sido definitiva.

Trajano y sus legiones avanzaron hacia Sarmizegetusa pero el frio invierno dacio les obligo a detenerse hasta la llegada del buen tiempo.

Busto de Trajano

Si te gusta Trajano no dejes de visitar nuestra tienda donde puedes comprar este exclusivo busto.