¿Conoces el Puteal de la Moncloa? Haz clic aquí

La muerte de Trajano

El final de Trajano

Como vimos en la entrada anterior del blog, Trajano llegó hasta el Golfo Pérsico en el año 117 conquistando Partia y estableciendo reinos vasallos en la zona.

Rebelión judía

Mientas Trajano observaba el Golfo Pérsico recibió la noticia de una nueva insurrección judía. En Chipre, Egipto y Cirenaica (la actual Libia) los judíos se habían revelado, alentados por agentes partos y dirigidos por líderes mesiánicos locales. El rey Lukuas masacró a 200.000 griegos y romanos, destruyendo de paso los templos e instituciones civiles paganas.

Busto de Trajano

Trajano ordenó a Luiso Quieto, su fiel general, sofocar esta nueva crisis mientras él marchaba hacia la fortaleza de Hatra, al norte de la actual Irak.

Hatra estaba rodeada de una doble muralla de 6 kilómetros de perímetro. Trajano dirigió personalmente el asedio y estuvo a punto de morir por las flechas enemigas que acabaron con varios miembros de su escolta. El ataque contra los muros de la ciudad se desarrolló bajo condiciones extremas, con altas temperaturas y con falta de agua y provisiones.

Trajano decidió levantar el asedio y volver a Roma. Ante el debilitamiento de su salud, Trajano quiso nombrar un sucesor. Todo apuntaba que sería su gran general, Luiso Quieto, de origen bereber y de vital importancia en las grandes conquistas de Trajano pero era necesario convencer al Senado de idoneidad.

La muerte de Trajano

Trajano partió de Seleucia en barco a Siria, y a finales de julio se embarcó con su mujer, Plotina, para Roma, dejando a Adriano en Antioquía a cargo de Siria. Estaban bordeando la costa turca, pero a los pocos días de viaje su salud se deterioró rápidamente. Fue llevado a tierra en Cilicia, a su llegada, el emperador no se sostenía en pie, pero tras unos días de descanso se sintió mejor y recuperó el ánimo, preludio de una recaída que resultaría definitiva.

Busto de Trajano

Junto a él se encontraba su mujer, Pompeya Plotina. El matrimonio no había tenido descendencia y durante su agonía fue ella la única que permaneció a su lado, a excepción de la visita de Adriano, su sobrino segundo. Adriano era el protegido de Plotina y después de aquella visita, la última que recibió en vida, Trajano decidió adoptar a Adriano cambiando la decisión sobre su sucesor, decantándose por Adriano en lugar de Luiso Quieto.

Trajano murió en la ciudad de Selinus, en la actual Turquía,  el 9 de agosto de 117 y la ciudad pasó a llamarse Traianópolis por orden de Adriano. En medio de un clima de tensión política, parece probado que Adriano falsificó el documento de adopción antes de presentarlo al Senado de Roma. La maniobra no silenció a los más críticos, por lo que Adriano fue un paso más allá y ordenó ejecutar a los líderes de la oposición, entre ellos Luiso Quieto. Con la eliminación física de sus rivales, Adriano pudo gobernar sobre el próspero y pacífico Imperio que Trajano le había legado.

Sis felicior Augusto, melior Traiano

Las cenizas de Trajano, guardadas en una urna de oro, viajaron hasta Roma acompañadas por Plotina. Fueron depositadas bajo la Columna de Trajano que conmemoraba sus victorias en Dacia. De esta forma, el que sería para muchos el mejor emperador, volvió a su amada Roma. Sus restos desaparecieron durante las invasiones bárbaras pero el esplendor de su reinado brilló hasta tal punto que a los emperadores que le sucedieron se les deseaba fortuna con la frase "sis felicior Augusto, melior Traiano" que podría traducirse "que seas más feliz que Augusto, mejor aún que Trajano"

Busto de Trajano

Trajano había conseguido aumentar la extensión del imperio hasta su límite máximo y había hecho crecer el imperio de 5 millones de kilómetros cuadrados a 6 millones.

Puedes comprar en nuestra tienda el busto del emperador romano que más hizo crecer su imperio, Trajano.