Fauno

Fauno en la mitología

Fauno es uno de los dioses romanos mas antiguos, identificado con el Pan de los griegos.

Faunus significa bienhechor, y era considerado como un genio protector que presidía la fecundidad de la naturaleza. Sin embargo, Fauno tenía tambien un carácter de espíritu sombrío y misterioso; no se le adoraba al aire libre sino en cavernas y bosques sagrados. El rey Numa invocaba a Fauno cuando quería descubrir algún misterio del mundo.

Bona Dea pasaba por ser hija de Fauno, quien, embriagado, la violó transformando en serpiente.

Fauno fue hijo del rey Latino, habido de una ninfa lamentina llamada Marica. La divinidad de Fauno se fue disolviendo, multiplicándose en los pequeños faunos de la época clásica, diablillos de los campos y de los bosques y compañeros de los pastores.

La fiesta de Fauno

En el campo, la fiesta oficial de Fauno se celebraba en las nonas de diciembre; en Roma se efectuaba el 19 de febrero, por la época de las antiguas lupercales. La fiesta empezaba con el sacrificio de un macho cabrío, y había la costumbre de que dos jóvenes nobles se acercasen al sacrificador para que este les tocara en la frente con el cuchillo ensangrentado, el cual era limpiado con lana mojada en leche. Las mujeres atribuían a esta lana virtudes fecundantes.

La figura de Fauno

La figura de Fauno danzante disponible en la tienda de FGArte es una fiel reproducción de la obra clásica encontrada en la Casa del Fauno, a la cual da nombre.

Fauno danzante

La escultura original se encontró en el impluvium o estanque para la recogida de agua de lluvia, situado en el centro del atrio principal de la Casa del Fauno en Pompeya. Se cree que es una pieza original griega del siglo VI a.C. o bien una copia romana de alta calidad. Actualmente se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles, y hay una réplica exacta en su lugar de origen.

La casa del Fauno

La Casa del Fauno, construida durante el siglo II a.C., fue una de las residencias romanas de mayor tamaño y más impresionantes de Pompeya, en Italia. Sepultada durante la erupción del Vesubio en el año 79, albergó muchas obras de arte en su interior y es una de las domus aristocráticas más lujosas de la República Romana. La vivienda refleja este periodo de manera más fiel que otros restos arqueológicos encontrados, incluso en la propia Roma. Debe su nombre al Fauno danzante, ubicada en el impluvium. Ocupa casi por completo la Insula 12 de la Regio VI de la ciudad.

La casa del Fauno

La Casa del Fauno tiene una superficie total de unos 3000 metros cuadrados y ocupa una insula o manzana completa. Se divide en cinco áreas principales: el atrio toscano, el atrio con peristilo, las habitaciones de servicio y corredores, el primer peristilo o peristilo jónico, el segundo peristilo o peristilo dórico y sus correspondientes dependencias. Como en muchas viviendas romanas, la casa tenía además varias tabernae o tiendas en su parte frontal, que eran muy numerosas y estaban muy detalladas.