¿Conoces el Puteal de la Moncloa? Haz clic aquí

El muro de Adriano

La edificación más importante llevada a cabo durante el reinado de Adriano fue, sin duda, el conocido como "muro de Adriano" que separaría los dominios del Imperio en Britania de los pueblos que habitaban más al norte de la isla, en lo que hoy en día es Escocia

Los muros de Adriano

Pero, aunque es el muro más conocido a día de hoy, no fue el único muro que mandó construir Adriano.

El muro de Britania, el muro de Adriano

La construcción del muro se inició en el año 122 d.C. y transcurría desde la costa este a la costa oeste de la isla, entre los mares del Norte y de Irlanda, entre el río Tyne y el golfo de Solwey. El muro llegó a tener 117 kilómetros y contaba con 73 fortificaciones, fosos y multitud de sistemas de defensa.

La intención de Adriano al mandar construirlo no fue únicamente delimitar el Imperio, también quería mandar un mensaje de paz a las tribus caledonias que habitaban el norte de la isla, a quienes transmitía que Roma no estaba interesada en la conquista de sus tierras. En palabras del propio Adriano, buscaba separar a los ciudadanos romanos de los bárbaros.

Las obras del muro duraron prácticamente dos décadas, por lo que Adriano no puedo ver terminada su obra. Hoy en día, el muro de Adriano está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Los primeros 67 kilómetros del muro en el extremo oriental formaban un muro de 3 metros de espesor y 4 de altura. En la parte más occidental se elevaba a más de 3 metros con una anchura que rozaba los 6 metros. Desde el punto de vista militar su utilidad era muy limitada ya que, por su enorme extensión, se hacía imposible la concentración de fuerzas en un punto concreto. El gran número de puertas que tenía, una cada milla (unos 1500 metros), constituía un punto débil de difícil defensa, quedando la defensa del muro en manos de las fuerzas acantonadas a uno y otro lado del muro.

En la construcción del muro participaron tres legiones romanas que también se encargaron de construir un magnífico puente entre las dos orillas del río Tyne.

Al margen de la construcción del muro, también fue necesaria la llegada de tropas procedentes de Germania e Hispania para pacificar la zona, que se dedicaron a mejorar el entrenamiento de las tropas y aumentar la disciplina. La guarnición total del muro y de los fuertes de apoyo se componía de alrededor de 9.000 hombres.

El muro de Germania

A lo largo de los límites del Imperio romano con las regiones de Germania se construyeron muros similares al de Britania pero que, a diferencia del anterior, eran construidos con más turba y madera que piedra. El objetivo del muro de Germania era proteger a los ciudadanos romanos de las hordas provenientes de Germania.

En el caso de Germania lo que se hizo fue actualizar fortificaciones existentes tras una detallada inspección realizada personalmente por Adriano. El muro de Germania sirvió para poner fin al constante derramamiento de sangre que el Imperio romano había padecido en décadas anteriores en esa zona.

Ambos muros conformaron un verdadero limes (limites) para el Imperio romano y se erigieron en un símbolo de las intenciones de Adriano de poner coto al periodo expansionista del Imperio, que alcanzó su máxima expansión en tiempos de Trajano como vimos en otra entrada del blog.

En nuestra tienda puedes encontrar este precioso busto del gran emperador Adriano